Saltar al contenido

Canción

Quién me diga, quién me diga,

ah quién me diga.

Quién me diga, quién me diga,

ah quién me diga, que en este mundo no hay ná que ver.

Quién me diga, ah quién me diga.

Es que no ha visto el amanecer,

un día, y otro día, y muchos a la vez,

como sale ese sol, poquito a poco, otra vez.

Quién me diga, quién me diga,

ah quién me diga.

Quién me diga, quién me diga,

ah quién me diga, que en este mundo no hay ná que ver.

Quién me diga, ah quién me diga.

Es que no ha visto a los pájaros,

remontando el vuelo a una vez, y otra y otra y muchos a la vez.

Quién me diga, quién me diga,

ah quién me diga.

Quién me diga, quién me diga,

ah quién me diga, que en este mundo no hay ná que ver.

Quién me diga, ah quién me diga.

Es que no ha bebido gotas de relente,

cogidas de un pequeño tallo, brillando por el poco sol

y una gota, y otra gota y tres a la vez.

Quién me diga, quién me diga,

ah quién me diga.

Quién me diga, quién me diga,

ah quién me diga, que en este mundo no hay ná que ver.

Quién me diga, ah quién me diga.

Es que no ha visto a las estrellas, una a una salir,

empezando por la polar, y terminando por las demás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *