Saltar al contenido

LA VERDADERA HISTORIA DE LA RAZA DE LOS VAMPIROS CAPITULO 8

La Europa que un día dejamos, no era la Europa a la que ahora llegábamos. El
avance tecnológico en todos los campos fue extraordinario, el poderío de algunos
territorios había convertido a algunos jefes de Clanes en verdaderos déspotas y a
su antojo o el de sus jefes militares, invadirían territorios provocando inmensas
sangrías. La vieja Europa había cambiado, las muchas Casas que dejamos atrás se
habían llevado siglos y siglos enfrentándose entre ellas. Las ciencias, las artes, la
literatura, la música, todos estos campos habían ido floreciendo auspiciados por
las grandes cortes y distintos jefes de Clanes, que veían con buenos ojos el cuidar
de estos artistas. La tecnología militar había dado un salto impresionante, de los
caballos con armaduras, lanzas y espadas, a grandes cañones y fusiles. La pólvora
llegó a Europa para quedarse y su uso para la guerra fue rápidamente asimilada.
Las Casas fueron disminuyendo y el poderío de los Clanes se hizo evidente, por
intereses económicos, territoriales, de religión, la vieja Europa se desangraba
como un cochino en la matanza. Abandonada la población a su suerte, tenían que
sobrevivirle al hambre, la enfermedad y al estado, que en sus interminables
guerras no dejaban de pedirle esfuerzos a sus ciudadanos. Desde las Islas
Británicas hasta la Rusia, pasando por todos los territorios del centro sin dejar
los del Sur, todos sin excepción, tuvieron episodios violentos en los cambios de
poder, en los diferentes conflictos de religión y en episodios de invasiones que,
con las nuevas armas utilizadas en las batallas, multiplicarían la mortandad.
El alto nivel tecnológico obligó al aumento de mano de obra para las fábricas que
se instalarían en las grandes ciudades, esto obligaría a un éxodo masivo de las
gentes del campo a las ciudades. Triplicando sus necesidades, el cultivo en los
campos disminuyó, las continuas sequias y plagas dejaban cosechas enteras
arruinadas, los jornaleros eran llamados a filas, donde morirían en guerras
inservibles, pero las elites miraban para otro lado. Las grandes epidemias,
provocadas sobre todo por la insalubridad de muchos barrios y por sus precarias
modos de vida, obligarían a estos jefes a iniciar los primeros ensayos
arquitectónicos y de salud pública que comenzarían a dar sus frutos en el futuro.
Dependiendo del avance tecnológico, los grandes Clanes llegaron a establecerse
en muchas partes del mundo con el único objetivo de explotar sus recursos. O
bien con el beneplácito de los Clanes locales, o bien por la fuerza, los Clanes
europeos se tomaron la libertad de quedarse con recursos que pertenecían a
otros Clanes. El poderío tecnológico, vendría acompañado del militar, cuando la
fundición de los metales se consolidó a niveles monumentales, no habría
empalizada de piedra o madera que aguantara los envites del hierro, la
explotación y subyugación de muchas Casas africanas, asiáticas o sudamericanas
por las Casas del Norte fue bestial. Europa se oscurecería con las guerras de
religión que, por insignificancias en los credos, provocarían grandes matanzas. En
aquellos tiempos, una de las principales iglesias pondría en marcha una
organización para evitar la entrada de otras religiones que no fueran la suya,
asesinando, torturando y finalmente, robándole sus propiedades, por el solo
hecho de una denuncia privada, el salvajismo sería lo siguiente. ¿ Cuantos
inocentes fueron quemados ¿, muchísimos, todos bajo la sombra de un madero.
Oh, si, en Europa y en todo el mundo, morir por su fe fue muy corriente en
aquellos tiempos. En otros territorios, muchas elites que se habían alejado de los
jefes de Clanes, organizarían sus propios ejércitos, para que, mediante la fuerza y
la violencia, lograran tomar el poder, fueron tiempos de revoluciones y
agitaciones. Cuando los Jefes de Clanes de otros territorios veían con horror los
resultados de estas sangrientas revueltas, inventarían métodos más efectivos de
represión, las cárceles se multiplicarían. Muchos territorios comprendieron que
debían entenderse, las elites forjados y enriquecidos por los grandes negocios
mercantiles y por la compra a los Clanes de inmensos territorios, se consideraron
iguales y exigieron su parte en el pastel del poder y para limar conflictos y
evitarlos, surgieron los parlamentos y congresos que hoy en día aun existen, fue
un método muy efectivo, para que todos, jefes de Clanes y elites emergentes
guardaran sus intereses. Cada territorio europeo, o bien con limpiezas de sangre
en sus guerras de religión, o bien en cruentas batallas en conflictos de poder y
territorial se dejarían muchas buenas vidas, la raza de los Vampiros, comprendió
que en estos tiempos tenían que hacerse más secreta y hermética. Nuestro Clan
adoptó una decisión que antes otros clanes de nuestra Casa habían adoptado, nos
separaríamos, seriamos uno, nos camuflaríamos en todos los niveles sociales
existentes en el mundo, seriamos presidentes de países, generales de ejércitos,
seriamos grandes empresarios de todos los sectores, alimentación, distribución y
fabricación, seriamos científicos y también seriamos profesores universitarios,
nuestro Clan progresó y nuestra aportación fue fundamental en los tiempos
futuros. Todavía el mundo llegaría a conocer muchas catástrofes y miserias, pero
antes los clanes se tendrían que asentar en lo que ya se conocería como naciones
o países, donde los poderes se consolidarían y donde la capacidad industrial y
militar seria fundamental, pasaría el tiempo de las grandes imperios y de las
grandes Casas, ya las pequeñas naciones o países, que con sus periodos cíclicos
de guerras y conflictos enfilarían ya los temidos siglos XIX y XX.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *